Servir la mesa - El comedor social del Recinto Universitario de Humacao


Voluntarios y Voluntarias

Llegamos a la Universidad de Puerto Rico Humacao (UPRH) a las 10:15am; sabíamos que comenzaban a montar la mesa a las 10:30am. Ya en el lugar donde supusimos era el montaje, llego un vehículo del recinto con dos mesas y dos neveritas de playa y se detuvo exactamente delante de nosotros. Puntual, los estudiantes comenzaron a abrir las mesas y colocaron las neveras, al lado izquierdo, al final de la dirección que correría la fila, que no tardo mucho tiempo en comenzar a formarse. Los dejamos montar tranquilos y comenzamos a fotografiar.

Queríamos documental el proceso desde montar la mesa hasta servir y luego conversar un poco. A las 10:45am el grupo, de unos cinco a ocho estudiantes voluntarios, ya tenían la mesa montada. En ese momento nos acercamos, Giovanni Roberto, se presentó al igual que yo. Nos dirigimos al estudiante que observamos más activo en el montaje y de inmediato nos dijo que él era voluntario y llamó a los compañeros que eran los organizadores-gestores, de lo que ellos llaman “la estación del comedor social”. María Fernanda Aponte, Gabriel Gerena y Anyelis Lozada.

La conversación corrió ligera, le dejamos saber que nos interesaba documental lo que estaría ocurriendo y cómo se desenvuelven los procesos del Comedor Social. Desde que Giovanni, organizó el primer Comedor Social (CS), hace cuatro años, en el Recinto Universitario de Cayey y luego en el Recinto de Río Piedras, se han ido sumando iniciativas en el Recinto de Ponce, Humacao y otros que están en proceso, que es importante vayamos conociendo en sus coincidencias y variantes.

De inmediato un problema, era la primera vez que ocurría, la comida que venía desde Fajardo, una madre voluntaria que cocinaba para el CS, no llegaba. Mientras tanto, saqué mi libretita y comencé a anotar.

--¿Cuántos platos sirven? Preguntó Giovanni

--100, 90 y en noviembre pasado, con la colaboración de la Asociación de Biología servimos a través del recinto, en 3 estaciones (lugares con mesas para servir comida), 530 platos.

Excelente actividad fue mi impresión. Fue una actividad de mucha colaboración entre las asociaciones de los Departamentos de Biología y la Asociación Universitaria de Estudiantes de Trabajo Social, (AUETS). La meta, nos señalaron, es que las Asociaciones de los diferentes departamentos asuman diferentes fechas para poder aumentar la frecuencia del comedor. Mientras tanto, AUETS ha asumido responsablemente los comedores, que para Anyelis y María Fernanda, expresaron, es muy gratificante por que pueden percibir la necesidad del servicio que se ofrece. Este verano más, que la cafetería está cerrada.

--Observe, me dijo Anyelis, la comida no ha llegado y están tranquilos en la fila. Luego abundo en una reunión que sostuvimos en el Departamento de TS, (donde almacenan los alimentos y utilería, del CS-H), sobre el significado de la espera de los estudiantes; documentado en el video realizado y editado por Giovanni.

De pronto comienzan a sonar cajas redoblantes, tambores e instrumento de vientos. Era la banda de la Universidad, que tenía un ensayo, bailarinas y bailarines que tenían una hermosa coreografía salsea y los abanderados más al frente haciendo piruetas con las banderas. Me lo disfruté, completito. Terminaron y la comida, no llegaba, pero la fila seguía intacta, al contrario, aumentó.

Decidimos entrevistar y grabar a una estudiante en la fila y esos son los comentarios de Melisa López Rosa, comensal, del CS-H. Podemos inferir, de los comentarios de Melisa, la manera espontánea y elocuente que manifiesta la importante significación que tienen y van cobrando los comedores sociales en sus variantes organizativas.

Llegó, por fin, la comida y nosotros nos fuimos a la cola. Le pregunté, al que estaba al frente mío si tenía esperanza de comer y me dijo que sí; por lo que me sentí más tranquilo. Ese día, luego, María Fernanda nos dejó saber que se sirvieron 105 platos y 2 estudiantes repitieron. Ellos se quedaron sin almorzar y ahora iban a fregar (un estudiante voluntario se encargó) y a reunirse con nosotros.

Los gestores del CS-H, acentuaron la necesidad que hay del servicio a los estudiantes y por lo tanto de lograr mayor colaboración para aumentar la frecuencia del servicio. Entre todos visualizamos muchas cosas que tenemos que profundizar para solucionarlas y ellos enfatizaron en la importancia de la unidad. La razón exacta por la que estábamos allí; tenemos que continuar el trabajo colectivo, de servir la mesa, que a nadie nos falte el alimento.

Entrevista a Prof. Luz Cordero: El Comedor Social como práctica política a favor del derecho humano a la comida


Entradas destacadas
Entradas recientes